HIJOS TIRANOS, PADRES OBEDIENTES

SOBREPROTECCIONISMO. DE HIJOS TIRANOS A PADRES SOMETIDOS

Enrique Rojas dijo: “en la actualidad hay un vacío moral, el materialismo, el hedonismo, la permisividad, el relativismo y el consumismo son los valores que imperan en nuestra sociedad. (1998)

IMG-20151230-WA0006 (2)

Encendemos el televisor y es raro el día en que no hay una noticia sobre violencia, ya sea en el hogar, en el entorno escolar o incluso en el deportivo. Hoy no voy a hablar sobre los orígenes de la violencia puesto que son tan diversos que es imposible resumirlos en unos pequeños párrafos. Sin embargo, me gustaría centrarme en un caso concreto como es el de la violencia de los hijos a los padres. Los llamados hijos tiranos.

Y aunque existen muchas causas que pueden originarlo voy a centrarme en hablaros de una en concreto. EL SOBREPROTECCIONISMO y la PERMISIVIDAD, que serían el caldo de cultivo en el que se desarrolla un hijo tirano, menor dicho, en el que se desarrollan las conductas propias de un hijo tirano.

El sobreproteccionismo y el estilo permisivo son estilos educativos muy en auge desde hace ya unos años, que surgieron en respuesta al modelo anterior y muy extendido hace varias décadas (el autoritario). Aunque no hace falta que os lo aclare, consisten en evitar el dolor al pequeño, resolver cosas por él para así facilitarle la vida…etc. Lejos de ayudar a los menores lo que se hace es perjudicarlos, volviéndolos inseguros, dependientes y en definitiva muy vulnerables porque no dejamos que desarrollen sus propios recursos para resolver las situaciones. Por otro lado, ese control que se ejerce para “protegerlo” se diluye en otros aspectos normativos.

De manera que las normas que se establecen en el hogar están muy difusas o poco claras. Con lo cual es niño crece sin límites definidos,sin límites que le proporcionarían seguridad y estabilidad.

Cuando tenemos hijos, tenemos una necesidad natural de protegerlos, cuidarlos y de proporcionarles cuidado, es algo instintivo, natural. Y de hecho es necesario, para que la especie sobreviva. No nos planteamos que en unos años pueda convertirse en un hijo tirano.

sobreproteccion1

Pero, según van creciendo si continuamos con esos cuidados lo que estaremos haciendo será sobreprotegerlo. Porque pasaremos a pensar por él, a decidir por él, a vivir sus angustias y hacerlas nuestras para ocuparnos de ellas y cargárnoslas a las espaldas. Para aquellos padres que sobreprotegen a sus hijos, el mundo está lleno de peligros y así se lo transmitimos a ellos, “cuidado que te puedes caer” “no hagas esto que te puedes quemar” “no corras que te puedes hacer daño” … un mundo lleno de prohibiciones para evitar el peligro. La traducción sería: Enseñarle al niño que el mundo es un lugar peligroso y además evitarle las oportunidades de aprendizaje para que desarrolle habilidades de enfrentamiento.

Os dejo un video del famoso Juez Calatalud, reconocido juez de menores que ha hablado extensamente sobre este tema desde su experiencia como magistrado, en él, explica las “recomendaciones a seguir para crear pequeños delincuentes o hijos tiranos”.

Los padres tienen miedo a sus hijos, miedo a regañarles, miedo a crearles un trauma por establecer consecuencias a sus comportamientos, piensan que dejándoles libertad ellos aprenderán el camino, pero se equivocan.

Los niños necesitan unos límites claros que les marquen el camino a seguir, necesitan equivocarse para aprender de sus errores, para controlar su frustración y porque, no siempre se obtiene lo que se quiere.

Los niños necesitan que los regañemos, que su comportamiento tiene consecuencias. Y así aprenderán a responsabilizarse de sus actos.

Los niños necesitan madurar y para ello, será necesario que aprendan que todo se consigue con esfuerzo, que hay que saber esperar a veces… También merecen ser premiados, ¡¡¡  por supuesto!!! Pero cuando hayan hecho algo bien, cuando queremos recompensar su esfuerzo o su buen comportamiento y, esas gratificaciones también serán educativas.

Asi, se eviatará que se desarrollen las conductas típicas del niño tirano, del que tanto se habla en reportajes y noticias.

rabieta

No es fácil ser padres, ni educar, en muchas ocasiones los padres serán los que deban aprender formas nuevas de relacionarse con sus hijos, más que cambiar la conducta del niño. Aprender a premiar y reforzar en el momento adecuado, pasar tiempo de calidad con los hijos, establecer normas y límites claros y saber comunicarlos con precisión, sancionar cuando no se cumplen esas normas y no sucumbir ante los caprichos de los hijos… es demasiado, ¿no? Pero se puede aprender a ello, ya que nadie nos enseña a ser padres justos.

Ni los hijos vienen con un libro de instrucciones, sin contar con factores externos como preocupaciones, cansancio, enfermedades…que pueden afectar a nuestra paciencia a la hora de educar. Permitámonos por eso ser personas antes que padres, equivocarnos y saber rectificar sin olvidar que…

 los niños tienen derechos, pero también debemos enseñarles que tienen deberes. Un hijo tirano no “nace” sino que, se le enseñan valores equivocados.

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *