Amores Idealizados

Los amores idealizados, un tópico muy conocido, ¿verdad? Sin embargo, caemos una y otra vez. Lo confieso, ayer llegué cansada, sin ganas de pensar y solo ver algo en la tele que me entretuviera, y me topé con un programa donde los concursantes se casaban sin conocer al cónyuge. Sólo con algunas preguntas o test de personalidad, unas extrañas elegían a las susodichas parejas. Investigué el tema, terminé a los 10 segundos. NINGUNA PAREJA SEGUÍA JUNTA.

Lo sé, es un programa, pero empecé a pensar en cómo idealizamos la idea del amor, en cómo nos enseñan a lo que el amor debe de ser y, si no es así, entonces no es amor, y en cuantas expectativas ponemos sobre el que puede ser nuestra futura pareja.

San Valentín acecha y como hace un año, voy a dejar a un lado el romanticismo y a tirar por tierra a todos esos amores idealizados que nos venden en las películas (desde Blancanieves hasta 50 Sombras de Grey). http://www.sensacine.com/peliculas/album/album-18523933/

Cuando alguien nos atrae, en cuestión de segundos nos creamos una imagen de dicha persona y de la relación que esperamos. Guapos, lánguidas, frágiles, valientes, adivinadores de necesidades ajenas, sin granos, besos de película nada más despertarse…en ninguna de ellas he encontrado calcetines tirados debajo de la cama, cervezas con los colegas hasta las mil, videojuegos de crear ciudades (y que implican horas y horas delante del ordenador), narices que moquean o un no me puedo comprar este reloj porque hay que pagar la hipoteca.

De manera que, nos enamoramos de la idealización que hacemos del otro, apartamos a un lado los defectos e incluso nos olvidamos de nosotros mismos y nos dejamos envolver por ese halo mágico. Pensamos en el príncipe azul o en la mujer 10 y si veo algún defecto ya se cambiará en el futuro…

Siempre que algún paciente me habla de su ruptura sentimental y me cuenta que era una persona maravillosa, que no podrá rehacer su vida, que necesita reconquistarle/la le planteo la siguiente pregunta ¿y que pasa contigo? ¿qué necesidades tuyas no cubría esa maravillosa persona? Ahí empieza el choque de realidad…porque la persona comienza a entrever que mucho de ese amor dado, no era tan correspondido, pero en su momento no se quiso ver la realidad, o bien se estaba demasiado centrado en lo que el otro necesitaba. Jugando ahora, una falta de autoestima (que no egoísmo), y una pobreza en habilidades de comunicación o asertividad.

¿Por qué nos separamos?

Evidentemente hay muchos motivos, hablemos sólo en términos generales.

Una vez acabado ese halo de magia, pasión, largas noches sin dormir, paseos sorpresas y regalos inesperados, volvemos a nuestra vida y nuestras rutinas y si, nuestra autoestima es fuerte y sana, podemos empezar a ver aspectos que el otro no cubre, imperfecciones que aparecen de repente y expectativas que no se cubren. Así, que decidimos romper. Pero hay que tener cuidado con desechar parejas como desechamos una aplicación que ya no nos sirve ¿por qué?

Porque estaremos alimentando la idea del amor idealizado. Como no encaja me deshago de él/ella.esperando al principe azul

Siempre y cuando la persona nos interese lo suficiente, será sano que después de la magia seamos conscientes y realistas que nuestra pareja no es perfecta, que no existe la perfección y que encontrar diferencias en el otro será un buen medio para aprender a negociar, aprender a manejar nuestra frustración, aprender a conocernos a nosotros mismos; siendo capaces de saber qué queremos y hacérselo saber al otro y, sobre todo aprenderemos a que construir algo, requiere de esfuerzo.

Si pensáis en todas las cosas importantes que habéis conseguido en vuestra vida como por ejemplo vuestra casa, vuestro trabajo, el carnet de conducir…todas ellas se lograron con esfuerzo. Una pareja no es diferente.

Consejos para mantener a tu pareja

  • Disfruta de esa magia, de esa idealización inicial. Porque no nos engañemos, eso nos ayuda a relacionarnos, a querer continuar y sobre todo porque mola.
  • Pasada esa magia, hagamos un análisis, qué quiero conseguir con esta relación, sus defectos no me impiden seguir conociendo a esa persona, qué necesito, cómo se lo pido, ¿se lo quiero pedir? Independientemente, de cuáles sean las repuestas, una autoestima sana no se doblegará por temor a perderle/la.
  • Evitemos generar expectativas sobre el otro. las expectativas sólo pertenecen a uno mismo, al igual que las decepciones. La gente no nos decepciona, nosotros generamos expectativas demasiado elevadas o ideales.
  • Esforcémonos, si así lo decidimos, por ser felices dentro de nuestra pareja. No porque nuestra pareja nos proporcione esa felicidad. Y lo más importante…

Quien decida tener pareja que busque una pareja real no la ideal.

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *